Misha Cross haciéndole un rimming a su novio

14 min

Misha Cross está ahí con el móvil buscando formas diferentes de excitar y masturbar a su chico, y cuando este llega a casa se lo arrima y después de besarse y de comenzar a ponerse calientes le pide que se baje los pantalones ya mismo, que quiere hacerle un nuevo y estimulante masaje en la próstata, un rimming. Así, la rubia lo pone a cuatro patas y comienza a ordeñarle la polla, a chuparle los huevos y a meterle un dedo por el culo para estimular su punto G. A su chico le encanta, pero la verdad es que lo ha puesto a cien y quiere follársela, y además por el culo para devolvérsela, pero la corrida en la boca que se va a llevar luego no se la quita nadie a esta rubita.

Compartir Twittear