Las tetas de Lupe Burnett cubiertas de leche

10 min

No quería, no quería follar, eso decía Lupe Burnett, que estaba cansada y todas esas excusas baratas para hacer la cosa aún más excitante, y él insistió en busca de su coño, de chupárselo y hacerle cosquillas. Le encanta oírla reír cuando está así de caliente, mirad cómo ella cerraba las piernas y lo atrapaba como en una llave de judo para evitar que llegara a su coño, pero joder si llegó. El chico le metió su polla dura y la puso tendida frente a él, con toda su hermosura de cuerpo desnudo para inundar sus sentidos con la belleza y sensualidad de esta voluptuosa morena, que ya no jugó más a que no quería, porque sí quería, más fuerte, que se la metiera hasta el fondo y se corriera luego sobre su boca y sus tetas.

Compartir Twittear