La vecina cachonda le devolvió el favor

8 min

Su vecina, una rubia con un culito redondo muy hermoso, le pidió el favor de que le echara crema bronceadora, que siempre le quedan marcas porque ella no puede repartírselo bien por todo el cuerpo, y en agradecimiento por su ayuda, cuando el chico se arrimó sin querer a sus nalgas, le empezó a sobar el paquete. Al principio solo quería masturbarle un poco, que se excitara con su culo y pudiera verlo y tocárselo, pero se terminó quitando el tanga y esa empalmada que tenía en la mano se la llevó a su coño por detrás y dejó que se la follara, que desahogara el tremendo y lógico calentón que llevaba después de haber estado sobando esa espalda, esas curvas deliciosas y esas nalgas con las que ahora ya se estaba chocando una y otra vez.

Compartir Twittear