Follándose a la secretaria cachonda sin parar

8 min

Se quedaron a solas en la oficina y no podía parar de dirigirle miraditas a la secretaria, esa rubia de piernas largas que tanto le gustaba. En un momento dado, decidió hacer una pausa y comentarle algo, entablar conversación con ella y de paso ligar un poco, y de manera deliberadamente accidental tuvo que buscar algo debajo del escritorio de la rubia… Ahí fue donde se dio cuenta de que no llevaba bragas y que abrió las piernas de forma descarada para que viera el paisaje. Eso lo puso como una moto y ya se lanzó a los muslos de esta hembra que deseaba tanto. Se la folló en la silla, se la subió encima y dejó que botara una y otra vez sobre su miembro duro y mojado, y se corrió sobre el cuerpo de ella cuando notó que corría el peligro de eyacular dentro de su coño.

Compartir Twittear