Adúltera rubia recibe una corrida en el coño

28 min

Esta rubia no lo puede evitar, es una adúltera muy zorra, pero es que su marido no le da placer, se queda dormido y pasa de ella, y a menudo tiene que masturbarse a su lado, aunque esta noche iba a ser diferente, porque lo que hizo esta hembra de bonitas tetas fue llamar a un amigo para que sigilosamente viniera y se la follara allí mismo, en las mismísimas narices del marido, que no se enteró de nada y seguía durmiendo. La rubia no se cortó lo más mínimo en jadear y pedirle más pollazos al amante, que le abrió su hermoso chocho rasurado y se lo metió tantas veces le pidió ella, hasta el punto de correrse abundantemente ahí dentro, menudo chorreo le dejó en su vagina a esta rubia insatisfecha…

Compartir Twittear